¡Pancho, toca la corneta!

Cuando Lima en 1935 apagó 400 velitas en pomposo festejo que se inició el 17 de enero y concluyó el último día del indicado mes, hubo de todo, incluso inolvidable Corso de Flores en la medianoche del mismo día del aniversario. Previamente, todas las fachadas fueron pintadas debidamente exhibiendo todas también, el Escudo del Primer Congreso Eucarístico Nacional. Las Plazoletas de la vieja Lima fueron remozadas, por cuyo motivo el ingenio popular motejó al alcalde Luis Gallo Porras “rompe plazas”. Hubo Sudamericano Extraordinario de Futbol que con los goles de Lolo Fernández a Argentina, ante el que perdimos 4-1; Montellanos a Chile, al que ganamos por ese único gol; y el triunfo de Uruguay ante Argentina 3-0, la afición deliró. Los que no fueron al Estadio, vivieron esos partidos debido al relato del uruguayo Lalo Pelicciari, que transmitió por Radio Nacional. Ojo, que ya se le llamaba Radio Nacional de Lima a la emisora del Estado.

¡Qué tiempo aquellos! En Lima se ofrecían buenos espectáculos: la Cía, melodramática Ortiz de Pinedo colmaba salas con ‘Maldita sean las mujeres’; el boliviano Wenceslao Monrroy tenía muchos seguidores al presentar ‘María’ de Jorge Isaac; la Cía. Ureta Mille se hacía aplaudir en ‘El Orgullo de Albacete’; también el ‘Cholo’ Carlos Revolledo con ‘En Cañete ha sonado un Cohete’. Por su parte, la Cía, de sainetes y comedias Cortadella Torres Vila no dejaba de ser suceso con ‘Fray Milonga’, ‘El Conventillo de la Paloma’ y ‘Del Cielo nos cayó un cura’. Teresita Arce con su ‘Chola Purificación’, su japonesa y su zamba criolla, interpretando los hilarantes libretos de la inolvidable Delia Castro, era la favorita del público limeño en radio y teatro. La revista contaba con “Las Vírgenes Tropicales” de Rafael Carretero y el varietté con los más representativos artistas de nuestro medio, como Antonia Puro, Edmundo Moreau, Alex Valle, Carlos Rodrigo, Paco García y muchas vedettes y cantantes. Las canciones de José Mojica y los tangos de Carlos Gardel, Libertad Lamarque y Mercedes Simone eran conmoción.

La radio, pese a ser incipiente, tenía grandes atractivos debido a la muñeca directriz de Antonio Garland, César Miró y la señora de Grellaud. Los locutores Rosita Hernando y Roberto Cruzalegui estaban en boca de todos y los nombres artísticos de mayor resonancia eran los de Lucrecia Sarria, María Elena Campos, el Conjunto Callao con los destacados José Cómena, Alberto Mecklemburg y Eduardo Márquez Talledo. Del mismo modo, el trío Miró, Calonge y Castillo. De la radio hay mucho que hablar.

Ahora, hablemos de alguien que se adueño del corazón del niño limeño y que, por algunos meses, no llegó a ser testigo de las fiestas centenarias de nuestra ciudad. Nos referimos a Pancho, el elefante que por mucho tiempo fue huésped del Zoológico de la Exposición, el predio donde también funcionó el restaurante zoológico que después se convirtió en La Cabaña. Este zoológico tuvo la mayor cantidad de raros ejemplares y jamás tuvo por rey al león, porque ese título le correspondió al engreído ídolo de los niños capitalinos, Pancho, que todos los domingos recibía la visita de los chiquilines en cantidades insospechadas.

Pancho ocupaba un área enrejada de unos 400 metros. Por ese enrejado sacaba su trompa para recibir la invitación de sus pequeños amigos, que casi siempre consistía en maní tostado, golosinas, etc. Pero este ofrecimiento no se producía mientras que Pancho no respondiera al pedido de que toque la corneta. Los niños le decían: “Pancho, toca la corneta”, luego se escuchaba por unos segundos el barritar singular de Pancho, que los pequeños celebraban. Cabe anotar que jamás Pancho atacó a un niño, em cambio, hubo una oportunidad en que varios jóvenes se aproximaron a él en un auto y le alcanzaron una piedra en lugar de golosinas, a lo que Pancho, rápidamente y furioso, de un trompazo volteó el vehículo. Con los niños el proceder era otro: en su trompa cargaba agua y muy disimuladamente se aproximaba a la reja y les daba el gran baño.

Al morir, Pancho fue muy llorado, porque sin él tampoco habría domingo limeño en que los niños visitaran el zoológico del Parque de la Exposición, para decir: “Pancho, toca la corneta”.

 

Viernes 06 de octubre de 1989.

Por Gonzalo Toledo

Columna “Déjame que te cuente…” (Diario El Comercio)

Artículos Relacionados:


Déjame Que Te Cuente , ,

Tus comentarios

Sobre MGL

MeGustaLima (MGL) es un portal especializado dedicado a ofrecer la mejor y más completa información sobre historia, turismo y entretenimiento en la ciudad de Lima, Perú.

Páginas MapCom

Lima en Imágenes

Si tienes fotos lindas de Lima, envíanosla(s) a: editor@megustalima.com
Ojo: En buena resolución e incluyendo el nombre del fotógraf@ y una breve descripción del lugar. ¡Gracias!

A %d blogueros les gusta esto: