¿Por el tango o por Gardel?

Desde 1977, por disposición del gobierno argentino, todos los 11 de diciembre se festeja el Día Nacional del Tango, coincidiendo con el aniversario natal de Carlos Gardel y Julio DeCaro que nacieron en distinto año pero en el mismo día y mes. No mentimos al decir que como día de tango y natalicio de DeCaro, en más de media docena de años ha pasado este día inadvertido, con la sola excepción de los gardelianos que dificultamos lo olviden.

Es que Charles Romualdo Gardés sólo lo fue así hasta los tres años de vida y de allí para adelante, lejos de su cuna francesa afincado en el ya deslumbrante predio de Juan de Garay, su Buenos Aires querido, asimiló todo aquello que brotaba de labios del cantar plebe de su ciudad adoptiva y frente a ese enjambre de palabras que formaban los diccionarios de la lengua, nuestra lengua hispana, se alza la corriente tan expresiva llena de verdad y llena de fuerza e impulso de vertientes inagotables que es el hablar plebeyo, hablar del que bebieron Gardel en el suburbio porteño así como Felipe Pinglo en su barrio limeño, casi por el mismo tiempo, instantes en que el minué y la gavota, así como otros bailes eran desplazados como por arte de magia por el tango en Buenos Aires y el vals en Lima.

Internacionalmente el tango tuvo más fortuna por razones obvias; el fenómeno Gardel se hizo carne en las juventudes de París, Madrid, Barcelona y otras grandes urbes latinas de Europa; y desde 1928, es Carlos Gardel el que enarbola la bandera del tango en todas las latitudes con su voz, con su acento, su personalidad definida y una simpatía ilimitada que a pesar de los grandes frutos que produjo su obra al advenimiento de nuevos músicos y cantores, él, después de 50 años de ausencia terrena, sigue siendo la vigencia del tango.

Podemos asegurar que hoy en Buenos Aires el Día del Tango no es el que interesa a los porteños. Hoy lo que ellos van a recordar, con la nostalgia de siempre son los 99 años que en esta fecha cumpliría, como declaró para El Comercio alguna vez Enrique Cadícamo, ‘el que no tiene substituto’. Esta fecha gardeliana nos invita a una reflexión. Que la canción popular latinoamericana, entre las que podemos citar las de Argentina, Brasil, Cuba, Chile, México, la nuestra, entre cuyos juglares bien puede mencionarse a Enrique Santos Discépolo, Ari Barroso, Ernesto Lecuona, Osmán Pérez Freyre, Agustín Lara, Felipe Pinglo y Chabuca Granda, por no mencionar más, se han enraizado tanto que demuestran claramente que son el fruto de un mensaje palpitante que ha brotado espontáneamente del alma misma. Y pasará la centuria y seguirán perennes.

Lunes 11 de diciembre de 1989.

Por Gonzalo Toledo

Columna “Déjame que te cuente…” (Diario El Comercio)

Artículos Relacionados:


Déjame Que Te Cuente , ,

Tus comentarios

Sobre MGL

MeGustaLima (MGL) es un portal especializado dedicado a ofrecer la mejor y más completa información sobre historia, turismo y entretenimiento en la ciudad de Lima, Perú.

Páginas MapCom

Lima en Imágenes

Si tienes fotos lindas de Lima, envíanosla(s) a: editor@megustalima.com
Ojo: En buena resolución e incluyendo el nombre del fotógraf@ y una breve descripción del lugar. ¡Gracias!

A %d blogueros les gusta esto: